Repensando las Organizaciones del Futuro


Como coach y consultora organizacional, acompaño líderes en estos contextos VICA y BANI que atravesamos. A fin de ampliar nuestra comprensión del presente y el futuro de las organizaciones, y generar espacios de reflexión que promuevan cambios de mindset y de acciones, suelo compartir distintos materiales a dichos fines. Hoy me topé con un resumen propio del libro “Creando Organizaciones para el Futuro”, del genio chileno Fernando Flores. Entre otros conceptos destacados, quisiera compartir su reflexión sobre el fenómeno de las organizaciones:


“La vida al interior de las organizaciones ha cambiado en el curso de los últimos 25 años y continúa cambiando hoy. El cambio se producirá, dirijámoslo nosotros o no. Los cambios en la vida organizacional y las insatisfacciones que experimentan algunas personas en las organizaciones inspiran preguntas que debemos enfrentar. Las innovaciones tecnológicas se están dando, aparentemente con una vida propia, independientes de las personas que producen o emplean la tecnología. La innovación tecnológica altera la naturaleza del trabajo en las organizaciones y exige que éstas, a su vez, cambien para mantener el ritmo. La competencia de mercados requiere que las organizaciones adopten nuevas tecnologías y se modifiquen con el fin de permanecer viables. Al intentar transformarse, las organizaciones se ven obstaculizadas por una inercia social. Las personas dentro de las organizaciones no responden de manera creativa a los problemas y parecen resignarse ante el fracaso de cualquier intento por cambiar la organización o por completar cualquier proyecto organizacional de envergadura. Desde el punto de vista emocional, muchos de nosotros estamos intranquilos con la vida organizacional. Los empleos nos presentan desafíos. Nos vemos abrumados con el peso de «cosas por hacer», responsabilidades que debemos atender, tareas por ejecutar. Nuestras posiciones en las organizaciones no ofrecen oportunidades para la creatividad o la innovación. Estamos incómodos con nuestros compañeros de trabajo. Debemos trabajar con ellos, pero ellos frustran nuestras propias ideas y planes. Nos sentimos expuestos de manera constante a la posibilidad de que nuestros colegas emitan juicios negativos sobre nosotros. Con frecuencia nos parece que las organizaciones no son ambientes sociales o de trabajo aceptables. No obstante, la mayoría de nosotros se resigna ante la propia incapacidad de hacer algo en este aspecto. Tal vez las organizaciones son un mal necesario, pero en resumidas cuentas, un mal.


(…) Afirmamos que las organizaciones no son meras instituciones o burocracias, sino que son fenómenos políticos. Entendemos por «político» a la reflexión acerca de cómo tendremos que vivir juntos socialmente. La política es la discusión mediante la cual determinamos nuestro ser social. En política nos preguntamos qué clase de interacciones debemos tener unos con otros; qué clase de conversaciones sostendremos y cómo llevaremos a cabo esas conversaciones. Las organizaciones son uno de los lugares en donde es posible tener este tipo de discusiones. Por lo general, somos víctimas de nuestra propia comprensión sobre quiénes somos y cómo deberíamos estar juntos.



Bajo este entendimiento dominante vemos las organizaciones como grupos de individuos; donde cada individuo está motivado en sus acciones por un de deseos. La organización, en especial la organización política —aunque no exclusivamente— es un dispositivo construido para la eficiente búsqueda de los deseos individuales. Este es el concepto de organización política que se encuentra más generalizado en el pensamiento político occidental, pero lo más importante es la comprensión práctica que encontramos más usualmente en aquellos que viven en organizaciones. De este modo, nos vemos forzados a pensar que las organizaciones son conjuntos de individuos que cooperan para satisfacer deseos individuales y colectivos. Lo que es más trágico respecto de esta comprensión usual es que pierde la oportunidad de repensar y rediseñar lo que iniciamos aquí. La tragedia es que aceptamos esa comprensión como un hecho. Nos aceptamos a nosotros mismos como conjuntos de deseos. Aceptamos las organizaciones como simples herramientas que nos proporcionan lo que queremos como individuos. Lo que falta es la oportunidad de reformular la pregunta de quiénes somos y así volver a abrir la oportunidad de determinar quiénes somos. El objeto de semejante «reconstrucción ontológica» es abrir esta oportunidad para diseñar.


(…) abrimos por primera vez la posibilidad de redeclarar lo que son las organizaciones, de apropiarnos de aquellas declaraciones iniciales haciéndolas nuestras como oportunidades con las cuales nos comprometemos y no solamente como hechos que estamos forzados a aceptar…”


· ¿Cómo serán las organizaciones que conformemos en el #futuro?

· ¿Qué características distintivas tendrán?

· ¿Cómo debemos prepararnos como #líderes y #colaboradores de esta versión 2.0 de las organizaciones?


Mg. Lisi Senabre


Partner estratégico en #transformaciones significativas de negocio | #Desarrollo #Organizacional | #Coaching e #Innovación | #Desarrollo de #Talento | #Innovación Humana | #SCRUM Foundation Professional


lisi@endless-evolution.com

www.endless-evolution.com


#organizaciones #transformación #leadership #equipodealtodesempeño #cambioorganizacional #cambiocultural #coachingejecutivo #coachingorganizacional #crecimientoprofesional #cambiodeparadigma #change #liderazgo #liderazgoempresarial #agilidad #future #newnormal #business #organizacionesexponenciales

50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo